Aguamarina - ¡Bajo el mar!

Sobrevivir: un arte para unos, un completo sufrimiento para otros, una palabra desconocida para unos pocos.

Y si en el mundo real el término tiene mil acepciones distintas, connotadas por otras tantas "variaciones" cromáticas dispares, en el campo de los videojuegos sobrevivir significa "supervivencia" y supervivencia significa toda una serie de "preocupaciones" que, en broma, imitar la realidad de las cosas. . Aguamarinadesarrollado por Estudios Moebial y publicado por Centavos de éxito, es un "giro argumental" de 360° sobre los mecanismos que, desde hace aproximadamente una década, estamos acostumbrados a obedecer, fusionándolos con un género que al parecer no sería especialmente adecuado como "match up". Pero, a pesar de algunas flechas obvias en tu arco y los riesgos que conlleva la experimentación, ¿cómo se comporta el juego?

No más charlas, aquí está la revisión de la versión Steam de Aguamarina!

Un planeta, un océano

Aguamarina es una aventura gráfica con fuertes "contaminaciones" lúdicas que dirigen el juego hacia i orillas clásicas de gestión/supervivencia "manchadas" por elementos de rol. El título, básicamente, se enmarcará mecánicamente como un point and click clásico aunque "marcado", en cuanto al estilo más exquisitamente "lúdico", por vistosos elementos que lo acercan por un lado a los cánones de los juegos de rol y por otro, al mismo tiempo, de las "restricciones" más comunes derivadas de los clásicos atavíos de Minecraft & Co. Pero, escapando por un momento del encuadre lógico más clásico del título, Aguamarina es ante todo una experiencia narrativa curada y sublimada por un aspecto estético refinado que recuerda, de alguna manera, el estilo de dibujos animados de los años 80. De hecho, todo el motor del juego explotará fondos estáticos, no por casualidad enmarcados en blanco como si de un marco de dibujos animados se tratara, sobre los que no solo se moverá nuestro personaje sino también diversos elementos cruciales para nuestra supervivencia, así como el " habitantes" del mar.

Pero, como decíamos, el juego es ante todo una historia: nos encontraremos en el "muy incómodo" papel de "Buscador" una especie de explorador espacial que se encuentra naufragado en un misterioso planeta alienígena casi exclusivamente cubierto de agua. Nuestro protagonista, gracias a una especie de "burbuja" de rescate, podrá sobrevivir al devastador impacto con el planeta, pero la victoria será solo momentánea. A partir de ahí, de hecho, no solo se desencadenará el impulso de sobrevivir, sino también el de regresar a la nave espacial estrellada: pero esto es solo el comienzo porque, detrás de la lucha por la supervivencia, se esconden los muchos misterios que guarda el planeta. El íncipit narrativo, poco original, resultará ser el primer paso concreto de una trama que permanecerá en su estatus de "originalidad poco particular", pero que ofrecerá momentos de desapego y sosiego útiles para reflexionar sobre temas de gran envergadura como como la condición humana, el sentido de la vida y la lucha por la supervivencia, el recuerdo y la nostalgia, etc. Básicamente, Aguamarina será ante todo un "concepto para respirar", más que un título a terminar a toda prisa para agregarlo a los "casos archivados con éxito" o, como suele suceder con los títulos que llevan la marca de "supervivencia".

Un paso adelante, un paso atrás

Desde un punto de vista más exquisitamente lúdico, Aguamarina descansará sobre la exploración del fondo marino, en busca de los elementos útiles para nuestra supervivencia y el "tajo" del misterioso velo que envuelve todo el planeta. Sin embargo, es bueno subrayar un elemento fundamental: aunque el título tiene todos los elementos para llamarse supervivencia, al mismo tiempo no presentará un juego real incluso en su nivel más alto de dificultad (es decir, normal). De hecho, una vez agotada la energía para mover nuestra “burbuja” o acabada la comida, el título nos hará empezar desde el punto de partida. Esta característica hace que Aguamarina una de las pocas supervivencias "relajantes" en el comercio, pero que al mismo tiempo va a distorsionar casi por completo la esencia misma del género ya que, en realidad, no necesitaremos administrar los pocos recursos disponibles de manera cuidadosa y prudente. Dejando de lado esto (y también cierta dificultad inicial para aprender algunos mecanismos básicos de la burbuja, dada la extrema basilaridad, sin duda estéticamente fascinante, de la interfaz que será bastante ávida de información), el juego abrirá ante nuestros ojos una experiencia basada en de una exploración plácida pero razonada y de una lenta administración de los recursos a nuestra disposición.

El enfoque del juego será nuestro. burbuja de exploración, que controlaremos a través de una consola de control (naturalmente dibujada a mano) repleta de botones y funciones. La burbuja, tal y como se subraya, nos permitirá pisotear el fondo marino en busca de diferentes tipos de objetos, que van desde corales comestibles hasta minerales que pueden usarse como combustible, hasta disquetes que nos permitirán ampliar las "habilidades" de nuestro vehículo movimiento Además, estará equipado con una inteligencia artificial que, a lo largo del juego, actuará como tutorial (no especialmente generoso con los consejos) y como guía en momentos de estasis. La exploración se llevará a cabo a través de diferentes biomas y, cada uno de ellos, tendrá su propia estructura de "compartimento" que estará resaltada por una pantalla de juego especial que actuará como un mapa. Naturalmente, cada zona explorable traerá consigo una flora y fauna particular, de la que tendremos que aprender simplemente interactuando con ella (o utilizando el escáner adecuado para obtener información). Nuestra burbuja, además de permitirnos movernos dentro de los distintos compartimentos, pensados ​​como pequeños escenarios explorables, también nos permitirá "saltar" entre múltiples compartimentos aunque estén lejos. Todo esto, por supuesto, en función de la cantidad de energía que tengamos disponible: regirá no solo el movimiento dentro de los compartimentos, sino también la resistencia general de la burbuja a los golpes y la capacidad de la misma para usar algunas habilidades peculiares.

El juego, con cierta regularidad, también nos permitirá "regresar" al punto de partida, es decir, una isla que hará las veces de cuartel general y que, a medida que encontremos los elementos adecuados, nos permitirá acceder a estructuras centrales. a la supervivencia, como el jardín en el que cultivaremos flora local, o instalaremos nuevas "mejoras" en nuestra burbuja. Por supuesto, no será solo exploración y mejoras, sino que, en línea con los cánones clásicos de las aventuras de apuntar y hacer clic, habrá acertijos ambientales (no muchos) que resolver para seguir adelante, como, por ejemplo, usando la habilidad de la burbuja para crear olas, el impacto para barrer la vegetación que obstaculiza y similares. Además, seremos llamados, durante el transcurso del juego, a realizar "elecciones" de gestión que tenderán a ser definitivas ya que el título nos permitirá ahorrar una única vez. En general, Aguamarina se destaca por la originalidad de la mezcla de géneros, unidos y, de hecho, "domesticados" de manera divertida por la narración suave y agradable y por la relajación sistémica general que es el trasfondo de todos los eventos del juego. Dicho esto, el título de Estudios Moebial no es del todo una aventura gráfica ni un survival, probablemente resultará indigerible para los dos puristas de los dos géneros antes mencionados (aunque probablemente más para aquellos que busquen un desafío de supervivencia a todo o nada).

¿Técnicamente? Es un poco... agua

Si artísticamente el título es un plus tan grande como un planeta (de hecho) y no solo en lo que respecta al sector visual sino también al auditivo, gracias a una música ambiental que encaja perfectamente, uno no puede ser tan mamut en el juicio sobre la realización técnica. Pasa la escasez de opciones editables (pero, por otro lado, el título se mueve en una especie de 2.5D "fijo" a fondos estáticos dibujados a mano), pero no la considerable cantidad de errores, algunos "rompe el juego". Además de varias fallas repentinas en el escritorio, el título sufre algunos problemas críticos molestos: por ejemplo, varias veces sucedió que los botones de la consola de control de la burbuja dejaron de funcionar por completo, dejándome "indefenso" (problema resuelto solo después de cerrar y reabrió el juego).

Además, durante la prueba también se experimentaron caídas drásticas de fotogramas: cabe señalar que la prueba del juego se llevó a cabo en una máquina de gama media, pero mucho más allá de los requisitos mínimos recomendados. En general, también dada la "simplicidad" computacional del juego, estamos seguros de que los citados bugs se resolverán con cierta rapidez pero, en el estado actual de las cosas, son factores a tener en cuenta pero que, dada su carácter temporal, no van a afectar la calidad general de la oferta lúdica del título.

En conclusión ...

Un poco de aventura gráfica, un poco de juego de supervivencia pero en el fondo ninguna de las dos cosas: lo que queda de Aguamarina? Sin duda, una experiencia narrativa atrapante y un "giro argumental" muy personal sobre el concepto de supervivencia, impulsado no por la urgencia sino, por el contrario, por la calma y la sensatez absolutas. Un título recomendable para todo el mundo pero que, en general, podría no ser del todo apreciado o comprendido por los amantes de los citados géneros "espurios". A esto, agregue una realización técnica, en el momento de la revisión del juego, no particularmente "candida" pero que, afortunadamente, se calma en gran medida por una calidad artística muy alta. Un juego para tomar, pero con al menos un ojo abierto.

Entradas Relacionadas

Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Mas info